UNEY certificó a los primeros cronistas comunales y parroquiales de Yaracuy

Es necesario tener presente que la historia es una aproximación a los hechos, desde una visión particular de quienes la escriben, por lo que es imperiosamente necesario mantener el principio ético de no mentir, es decir, no falsear premeditadamente la verdad que las fuentes indican.

Prensa Oficina del Cronista SF / Fotos: Magaly Martínez

Los primeros cronistas parroquiales y comunales de Yaracuy fueron certificados por la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy UNEY.
Los primeros cronistas parroquiales y comunales de Yaracuy fueron certificados por la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy UNEY.
La actividad se escenificó en el Salón "Alberto Ravel" del Colegio Nacional de Periodistas seccional Yaracuy.
La actividad se escenificó en el Salón "Alberto Ravel" del Colegio Nacional de Periodistas seccional Yaracuy.

Nueve módulos para reconstruir la historia comunal

Con la entrega de certificados correspondiente al taller: “Fuentes para la reconstrucción de la historia comunal”, culminó la formación de los cronistas comunales y parroquiales del municipio San Felipe y las parroquias San Javier y Albarico, con las herramientas académicas que les permitirán abordar las investigaciones de sus localidades y así perpetuar la memoria colectiva de los pueblos.

En la actividad, realizada del 7 al 9 de abril en la sede la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY), los historiadores Armando González, Aleyda Anzola y Wilfredo Bolívar fueron los responsables de ofrecer la información relacionada a nueve módulos: El documento; La Hemerografía como herramienta de reconstrucción histórica; Toponimia y reconstrucción histórica del ámbito comunal; Objetos Culturales; Testimonios Orales; Iconografía; la fotografía como testimonio y Cómo escribir la Historia de un pueblo, con el valioso complemento del tema relacionado a las redes sociales como fuentes de investigación, indicó Raúl Freytez. Cronista oficial de San Felipe.

La jornada fue intensa, pero el ánimo se mantuvo intacto por la hermosura del contenido programático y la calidad pedagógica de los facilitadores.
La jornada fue intensa, pero el ánimo se mantuvo intacto por la hermosura del contenido programático y la calidad pedagógica de los facilitadores.

Tres días de amor por el terruño

En concreto, el taller busca la formación de los ciudadanos interesados en preservar los recuerdos de sus localidades, por lo que la historia comunal es la narración social de la vida en común, recogida por medio de la crónica con la finalidad de destacar los sucesos relevantes de un espacio geohistórico que guarda y mueve el interés de un colectivo.

Es necesario tener presente que la historia es una aproximación a los hechos, desde una visión particular de quienes la escriben, por lo que es imperiosamente necesario mantener el principio ético de no mentir, es decir, no falsear premeditadamente la verdad que las fuentes indican, pues como testimonios, las historias de vida enriquecen los recuerdos colectivos, porque ofrecen versiones orales con las que se puede “triangular” información documental o hemerográfica. Como ventaja, las historias de vida y espacios geográficos urbanos pueden aportar puntos de partida para emprender valiosas investigaciones documentales que serán valoradas por ésta y las nuevas generaciones.

Lo que se programó para 35 personas, se duplicó en participación ciudadana en perfecta armonía comunal.
Lo que se programó para 35 personas, se duplicó en participación ciudadana en perfecta armonía comunal.

La actividad no culminó. Apenas es el inicio

Luego de la Semana Santa se hará una nueva reunión con los cronistas comunales y parroquiales del municipio San Felipe, a fin de acreditarlos mediante oficio como guardianes de identidad local para trabajar conjuntamente con la Oficina del cronista de la ciudad capital, por lo cual serán juramentarlos en acto especial por el Alcalde Álex Sánchez y los concejales sanfelipeños.

El taller se programó para atender a 35 participantes y superó las expectativas con la formación de 70 vecinos del municipio San Felipe, sus parroquias y barriadas, así como de Cocorote, Manuel Monge, Urachiche, Sabana de Parra, Veroes, Sucre y Bruzual, con el propósito de rescatar la historia local de las comunidades yaracuyanas, y de aquí en adelante la labor de los cronistas comunales y parroquiales fortalecerá el resguardo de la memoria histórica local colectiva a fin de que permanezca intacta en cada barrio y centro poblado por cuanto constituyen órganos auxiliares de la Cronistatura municipal sanfelipeña, puntualizó Freytez.