Los cronistas son necesarios para preservar la memoria municipal

El señalamiento surgió de la reunión realizada en el Gabinete del Ministerio de la Cultura, con la presencia de Luis Gallardo, director operativo del Gabinete Cultural del ICEY, así como de Carlos Holder, coordinador del Instituto de Patrimonio Cultural de Yaracuy (IPC), y Luis Valles, cronista y director general del Grupo Escénico Danzas Yaracuy, junto a Raúl Freytez, Cronista Oficial de San Felipe.

Prensa Oficina del Cronista Oficial de San Felipe/ Foto: Marco Vega Ardila

El Cronista de San Felipe, reunido con integrantes del Gabinete de Cultura del estado Yaracuy
El Cronista de San Felipe, reunido con integrantes del Gabinete de Cultura del estado Yaracuy

Todos los pueblos tienen historias que deben ser recuperadas y difundidas al colectivo como el mejor modo de rescatar y salvaguardar el patrimonio cultural, tangible e intangible, arquitectónico y natural de los pueblos, para lo cual se precisa la presencia activa y protagónica del Cronista Oficial, cuyo oficio primordial se basa en la dedicación a tiempo completo de investigar los hechos de mayor trascendencia del pasado de los pueblos, sin descuidar las acciones del presente, ambos tiempos en perfecta comunión que deben registrarse para conservar y preservar el patrimonio cultural de cada localidad.

El señalamiento surgió de la reunión realizada en el Instituto de Cultura del estado Yaracuy (ICEY), específicamente en el Gabinete del Ministerio de la Cultura, con  la presencia de Luis Gallardo, director operativo del Gabinete Cultural del ICEY, así como de Carlos Holder, coordinador del Instituto de Patrimonio Cultural de Yaracuy (IPC), y Luis Valles, cronista y director general del Grupo Escénico Danzas Yaracuy, quienes junto a Raúl Freytez, Cronista Oficial de San Felipe, intercambiaron ideas y proyectos hacia la consolidación de perpetuar la memoria colectiva de los pueblos a través del oficio de los guardianes de la identidad de los pueblos, para lo cual se amerita el apoyo de los concejales y alcaldes de los municipios del estado Yaracuy que aún no han legislado para la creación de la Oficina del Cronista, siendo parte de su obligación pues así está establecido en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal.

El cronista, además de investigar, recabar y registrar los hechos de mayor trascendencia de las comunidades, también preserva la memoria colectiva y el patrimonio humano de los diversos espacios municipales; son las mujeres y hombres dedicados a remover los recuerdos para lograr la comprensión del pasado y del presente que luego materializan en sus obras literarias, redacción de crónicas y conversatorios para relatar la marcha del tiempo, cuyo testimonio pasa a formar parte del acervo cultural y preservar la historia, costumbres y tradiciones vinculadas a los pueblos, según indicó Luis Gallardo.

Cada ciudad está rodeada de importantes obras que por su valor histórico representan una valiosa herencia que debe preservarse a través del tiempo, y todo bien mueble o inmueble declarado como Patrimonio Cultural, bien sea de carácter natural, artístico o arquitectónico, incluidas obras de arte, piezas y lugares arqueológicos, constituyen la heredad viva en cada región de Venezuela, y es una labor mancomunada de esfuerzos entre el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) y los cronistas locales, argumentó Carlos Holder.

Holder indicó que los cronistas de los diferentes municipios siempre tendrán una responsabilidad de mucho valor, son necesarios para preservar la memoria municipal y proteger las tradiciones, artesanías, el lenguaje de la gente y su música; los mitos y las leyendas que nos identifican con la singularidad de cada zona, tal como se está haciendo en la actualidad con la cerca perimetral del Grupo Escolar República de Nicaragua, obra realizada a través del Instituto Autónomo de Infraestructura (IAI), perteneciente al Gobierno regional, con lo que protegeremos el casco histórico de la ciudad de San Felipe, constituido por la Plaza Bolívar, el centro educativo antes mencionado, el Palacio de Gobierno, la sede del Consejo Legislativo regional (CLEY), y la Catedral que muy pronto se resguardará con la presentación de un proyecto de musealización que incluirá la cerca perimetral y la obra de arte denominada “Tañido al cielo”, que mostrará la campana que perteneció a la Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación destruida durante el terremoto del 26 de marzo de 1812, presentado por la Oficina del Cronista, Concejo municipal y Alcaldía sanfelipeña, con el apoyo del IPC Yaracuy.

Luis Valles, cronista y director general del Grupo Escénico Danzas Yaracuy, afirmó que el estado Yaracuy tiene mucho para ofrecer desde el punto de vista histórico, turístico, natural y arqueológico, y la obra de los cronistas es preservar esa memoria colectiva cultural y transmitirlas a través de sus investigaciones a la actual y futuras generaciones de yaracuyanos y a las personas que visitan la extensa y hermosa geografía regional.

Por su parte, el Cronista de San Felipe, Raúl Freytez, invocó el espíritu de identidad que debe albergar el corazón de quienes tienen el poder de gerenciar el destino de los catorce municipios que conforman el estado Yaracuy, tal como lo han hecho los ediles en pleno del Concejo municipal sanfelipeño presidido por el concejal Luis Omar Martínez, para que la Oficina del Cronista cumpla con su labor de investigar, proteger y divulgar la memoria colectiva local.

De igual modo es deber de los distintos Concejos muncipales donde no exista la representación del cronista para salvaguardar la memoria colectiva municipal, por lo que sería de suma importancia no excluir a esta figura institucional para defender el patrimonio histórico y cultural en cada rincón de los pueblos con su pasado y su presente.

Por ello es de suma importancia y pertinencia que los concejales legislen en torno a la necesidad de preservar, conservar y defender las tradiciones, costumbres y hábitos sociales de cada localidad, por cuanto ello constituye el patrimonio histórico cultural de la región, puntualizó Freytez.