Convertirán campana de la Iglesia Matriz en obra arquitectónica

La obra de arte “Tañido al cielo”, se cimentará en la construcción de dos monolitos de acabado en obra limpia, que en forma piramidal e inclinada elegantemente se eleva para soportar el peso de la histórica campana, apuntalada en el yugo por el escudete de la Bandera municipal, símbolo icónico de la cerradura en forma de águila bicéfala y el portal del Parque Histórico Arqueológico San Felipe “El Fuerte”, con cercado ornamental semejante a la de la Plaza Bolívar, iluminación, y áreas verdes.

Prensa Oficina del cronista de San Felipe / (Fotos: Marilyn Sáez)

 Instante en que las autoridades municipales presentan al Obispo Victor Hugo Basabe, la obra arquitectónica y cultural Tañido al cielo”. (Foto: Marilyn Sáez)
Instante en que las autoridades municipales presentan al Obispo Victor Hugo Basabe, la obra arquitectónica y cultural Tañido al cielo”. (Foto: Marilyn Sáez)
Se elaborarán los cambios pertinentes al proyecto arquitectónico, para presentarlo en arte final a las autoridades eclesiásticas. (Foto: Marilyn Sáez)
Se elaborarán los cambios pertinentes al proyecto arquitectónico, para presentarlo en arte final a las autoridades eclesiásticas. (Foto: Marilyn Sáez)

Sentido de pertenencia

En una reunión de trabajo relacionada a la posibilidad de rescatar la antigua campana mayor que perteneciera a la Iglesia Matriz destruida en 1970, el Obispo Monseñor Victor Hugo Basabe, recibió al Alcalde Álex Sánchez, así como a los concejales de la ciudad capital y al Cronista oficial, en el despacho de la Curia, para conocer los detalles de la obra arquitectónica y cultural denominada “Tañido al cielo”.

Esta obra de arte fue creada para ser construida debajo del samán en la esquina de la Catedral, intercepción de la avenida Caracas con la Séptima avenida, como un homenaje a los 51 años de la creación de la Diócesis de San Felipe fundada en el mes de octubre de 1966, y a la constancia de la ciudad que resguarda su patrimonio cultural e histórico.

El proyecto de rescate y preservación de este bien patrimonial está orientado hacia la musealización de la Catedral de San Felipe en el estado Yaracuy, que contempla la construcción de la obra de arte “Tañido al cielo”, diseñada por el Cronista oficial de San Felipe, quien coordinó la obra arquitectónica (dibujo) con Elimer Hernández y Sergio Heredia, para reavivar el sentido de pertenencia e identidad local, con lo que no solo se protegerá esta pieza arquitectónica, única en el país por la preciosura de su forja, pues la ciudad tendrá también la oportunidad de disfrutar de una obra de arte en exposición permanente, ideal para conquistar la atención de todos, ambientada en un área patrimonial con las edificaciones de rango histórico como lo son el Templo mayor, la Plaza Bolívar, el Palacio de Gobierno del estado Yaracuy, el Grupo Escolar República de Nicaragua, así como las sedes del Consejo Legislativo regional (CLEY) y el Instituto Autónomo de Infraestructura, que aquilata aún más la antesala hacia la comprensión del área histórica, cultural y turística local, ante el regocijo de la comunidad sanfelipeña.

Plano del Proyecto arquitectónico Tañido al cielo, que convertirá la Campana mayor en una obra de arte.
Plano del Proyecto arquitectónico Tañido al cielo, que convertirá la Campana mayor en una obra de arte.

Tañido al cielo

La obra de arte “Tañido al cielo”, se cimentará en la construcción de dos monolitos de acabado en obra limpia, que en forma piramidal e inclinada elegantemente se eleva para soportar el peso de la histórica campana, apuntalada en el yugo por el escudete de la Bandera municipal, símbolo icónico de la cerradura en forma de águila bicéfala y el portal del Parque Histórico Arqueológico San Felipe “El Fuerte”, con cercado ornamental semejante a la de la Plaza Bolívar, iluminación, y áreas verdes.

La campana mayor, que se dice pudo haber pertenecido a la Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación, luego reapareció en el campanario de la Iglesia Matriz de San Felipe 52 años después del fatídico terremoto del 26 de marzo de 1812 frente a la Plaza mayor en el San Felipe renacido, el 13 de agosto de 1864, “por el Ilustrísimo Señor Doctor Silvestre Guevara y Lira, Arzobispo de Caracas y Venezuela”, hasta el instante en que fue derribada para construir en su lugar la actual Catedral de concreto y acero inaugurada el sábado 7 de julio de 1973 por el Presidente de la República Rafael Caldera.

Los representantes del gobierno municipal sanfelipeño elaborarán los cambios pertinentes al proyecto arquitectónico, para presentarlo en arte final a las autoridades eclesiásticas, para que San Felipe presente un área de disfrute visual de los sanfelipeños y turistas, que dispondrán de un portal del recuerdo, un reencuentro con la identidad que recibirá a propios y visitantes con la campana de bronce bicentenaria, genuino testimonio de gentilicio.