Wilfredo Bolívar, el Claroscuro de un cronista

Boinas, sombreros, gorras de fibras en variedad de formas y matices cubren su incipiente alopecia; la alta cima de su cuerpo donde guarda los tesoros más hermosos de la historia de Venezuela, y de modo particular de Araure, la ciudad gemela de Acarigua, capital del estado Portuguesa.

 

Raúl Freytez / (Fotos: Odixa Pérez)

Desde la biblioteca se reflejó la figura en claroscuro de Wilfredo, en ese contraste de sombras y luces donde se fundían las letras y el cronista. (Foto: RF)
Desde la biblioteca se reflejó la figura en claroscuro de Wilfredo, en ese contraste de sombras y luces donde se fundían las letras y el cronista. (Foto: RF)

Que se sepa, el Libertador Simón Bolívar intervino directamente en dos enfrentamientos bélicos: en la Batalla de Araure, el 5 de diciembre de 1813, cuando el inquieto caraqueño, al ver comprometido el triunfo de la filas patriotas, enfiló su espada al enemigo para combatirlos en pleno campo de batalla, contra la intensa ferocidad del canario Yáñez, hecho inmortalizado por el pintor caraqueño Tito Salas. El otro lugar en el mundo donde eso ocurrió fue en el nudo montañoso de Pasto, Colombia, según afirmaciones de Wilfredo Bolívar Cronista oficial del municipio Araure, estado Portuguesa.

Simón Bolívar cabalgó entonces seguido de valerosos soldados, leales todos con el alma encendida de libertad, de una Patria libre; mujeres y hombres remontando lomas, altozanos y llanuras a lomo de bestias y al paso de batallones de infantería para conquistar la gloria de la independencia.

Con este breve recuento histórico fuimos recibidos por Wilfredo Bolívar, bajo el caluroso cielo de Araure; hombre de una calidez inobjetable, sobre todo cuando se trata de documentar y detallar las hazañas heroicas, costumbres y tradiciones de lo que fue reconocida como la Villa de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza de Araure, pues en cada vocablo sale a relucir su don de gente, cuando nos lleva a tiempos pretéritos y al presente con el verbo tan entusiasta y encendido como el propio calor araureño. Sus manos parecieran hablar, son aspas al viento que atizan las inflexiones de su voz con la misma fuerza de su acento.

Boinas, sombreros, gorras de fibras en variedad de formas y matices cubren su incipiente alopecia; la alta cima de su cuerpo donde guarda los tesoros más hermosos de la historia de Venezuela, y de modo particular de Araure, la ciudad gemela de Acarigua, capital del estado Portuguesa a la que se entregó enteramente al punto de formar a su hermosa familia y consolidar el abrazo de amistad con el pueblo para resguardar su memoria colectiva, al ser designado Cronista Oficial de ese brioso municipio llanero en 1986 por la cámara municipal, luego de la desaparición física de Manuel Barrios Freites, primer guardián de identidad araureño.

Wilfredo Bolívar ofrece charlas, conferencias y talleres. Fue el autor de la Bandera del municipio Araure.
Wilfredo Bolívar ofrece charlas, conferencias y talleres. Fue el autor de la Bandera del municipio Araure.

Creación del taller de cronistas comunales

Wilfredo cumplió 31 años al frente de la Cronistatura municipal de Araure; guerrero escudado por los recuerdos del pueblo y de su General Juan Guillermo Iribarren, así como del maestro Joel Hernández, cronista musical de Araure, en ese oficio que le enaltece por el espíritu combativo, firme y acaudalado. Su ímpetu, siempre en la búsqueda del bienestar colectivo, ha erizado el ánimo de algunos funcionarios públicos, y a título de chanza comentó que “puede decirse que estamos cumpliendo treinta y un años como cronista, y treinta desde que han querido despedirme”, pero el tiempo le ha dado la razón y ahí sigue firme, seguro y responsable de la eficacia y responsabilidad en el hermoso oficio de resguardar los recuerdos del pueblo.

Y esa pasión por preservar la memoria colectiva de los pueblos, le ha impulsado a unir esfuerzos con otros cronistas del país, en esta ocasión para dar forma y cuerpo a la formación de los “Cronistas comunales”, a través de la creación del Taller “Fuentes para la reconstrucción de la Memoria comunal”, dictado en Araure con el aval de la Universidad de Yacambú, y la participación del reconocido historiador Armando González Segovia, Lcdo. en Educación - Magíster en Historia (UCLA) - Doctor en Historia (UCV) - Docente Universidad Nacional Experimental de las Artes (Centro de Estudios y Creación Artística –CECA- Portuguesa); autor de diversas publicaciones de carácter histórico; premio Nacional del Libro 2007. Ex-Director del Archivo Histórico del Estado Cojedes y ex-Cronista Oficial del Municipio Anzoátegui (Cojedes). En la actualidad es docente titular de la Maestría de Historia Económica y Social de Venezuela de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA).

Durante la jornada también se contó con la participación de la Magíster Aleyda Anzola; investigadora, editora y locutora; Lcda. en Comunicación Social (UNICA) - Magíster en Historia de Venezuela (UCLA); Egresada del 1er. Diplomado de Cronistas de Venezuela (UPEL), Diplomados en Componente Docente e Inglés; Doctorante en Historia de Venezuela (UCV); Productora Nacional Independiente; Directora de la editorial corporativa AYTHAIMA Grupo Editor C.A., Directora de la Revista “Agenda Turística Portuguesa”; Directora de Relaciones Internacionales de la Red Latinoamericana de Cronistas (RELAC).

Mientras que Wilfredo Bolívar, historiador y cronista oficial del municipio Araure, es licenciado en Comunicación Social (UNICA), Magíster en Historia de Venezuela (UCLA); Integrante del Primer Diplomado de Cronistas de Venezuela (UPEL); Doctorante en Historia de Venezuela (UCV). Posee más de 30 títulos publicados. Es fundador de la editorial corporativa AYTHAIMA Grupo Editor C.A; presidente fundador de la Fundación Campo Batalla de Araure – Parque Mitar (CAMBAMITAR); Presidente Asociación Nacional de Cronistas Oficiales de Venezuela – ANCOV (1999-2003) y Archivero Nacional de la institución; Director de Investigación y cofundador de la Red Latinoamericana de Cronistas - RELAC (2016).

Fue un hermoso paseo por la historia, con una dosis de identidad que todos asimilaron por la preciosidad del contenido abordado, donde se formó a los Cronistas Oficiales y “Oficiosos” del estado Portuguesa, para luego dictar el taller en la ciudad de San Felipe, capital del estado Yaracuy, en esta ocasión hacia la formación de los cronistas parroquiales y comunales, un hecho inédito en el país.

El maestro Joel Hernández Pérez, es el autor de afamados temas musicales que revelan las faenas del llano portugueseño.
El maestro Joel Hernández Pérez, es el autor de afamados temas musicales que revelan las faenas del llano portugueseño.

Viejo soguero

Entre el amasijo de agradables recuerdos, se recuerda la tarde del 11 de marzo de 2017, cuando fuimos invitados al hogar de los Bolívar Anzola: un museo desde la sala al patio, con libros que se apretujan en el techo de la biblioteca casera; cajones de vieja data, alacenas, afiches, piezas de colección que revelan el ingenio del ayer: utensilios de cocina, vasos y platos de peltre, Máquinas de coser, planchas y afiches, letreros de metal de Pepsi Cola, Coca Cola, Royal Crown; Frescolita, Orange Crush, cigarrillos Lido, Cafenol; teléfonos de diversas épocas, viejos equipos de radio, Cámaras fotográficas de plazas, condecoraciones, reconocimientos y botones de honor entre muchos objetos de artesanía y otras piezas de inmenso valor histórico, tapizan, casi literalmente, las paredes de la casa.

Desde la biblioteca se reflejó la figura en claroscuro de Wilfredo, en ese contraste de sombras y luces donde se fundían las letras y el cronista, con la luz del sol que entraba por la ventana para despedirse en destellos ambarinos.

Y cuando creíamos que el paseo por el hogar-museo de los Bolívar-Anzola era la sorpresa de la tarde, en la noche llegó silencioso y jovial Joel Hernández Pérez con el cuatro en la mano, saludando al tocar el ala de su sombrero Borsalino; un hombre sencillo, de sapiencia jurídica, investigador y compositor nato del ser llanero, autor de los famosos temas “Viejo soguero”, “La fundadora”, la “Tonada del culatero”, “El ordeño”, “Tú y las tolvaneras”, “El gabán y la gabana” y “Araguaney”, entre un cargamento de inspiraciones surgidas del morral de su alma para retratar las faenas del campo portugueseño.

Un abrazo selló el reencuentro entre estos dos personajes dedicados a resguardar los recuerdos; uno como Cronista Oficial y el otro como cronista musical, ambos de Araure, mientras degustábamos un exquisito pisillo de carne y ensalada picante con banda de arroz criollo, preparado por Aleyda y Wilfredo; y sin preámbulos surgieron las crónicas y canciones a borbotones para deleitar a los cronistas de Yaracuy Belkys Montilla, Marcelino Salcedo y quien suscribe, (Peña, Cocorote y San Felipe, respectivamente); así como a Emilia Mujica y al artista plástico Orlando Mascareño, autor de la obra de arte “El yugo bajo los pies del general” en homenaje al Centauro de los Llanos José Antonio Páez, ubicada en la redoma Mamanico de la ciudad de Acarigua, estado Portuguesa.

Y sin preámbulos surgieron las crónicas y canciones a borbotones.
Y sin preámbulos surgieron las crónicas y canciones a borbotones.

Siempre listo

Ya a medianoche, con versos, crónicas, canciones y la fresca brisa noctámbula araureña, se dio la despedida entre promesas de nuevos encuentros. Entonces supe que, guardando respetuosamente las distancias, hoy Bolívar sigue cabalgando en Araure, en esta ocasión a lomos de los libros con la espada del intelecto para formar ciudadanía. Se trata de Wilfredo Bolívar, el cronista Oficial de Araure, siempre en la búsqueda de la unión hacia la preservación incólume de la memoria colectiva de los araureños, en la certeza de investigar, redactar y relatar las historias de ese territorio y su total relación con los hechos de la vida local, sobre todo en los escolares, docentes y a todo el pueblo de Araure para preservar, respetar, difundir y defender los valores históricos y socio-culturales del municipio que representa. Siempre listo, como scout que es. Fue una grata velada. Que se repita.