Mandolinistas yaracuyanos

En Venezuela, la mandolina con todos sus encantos, llega en el siglo XIX, y a partir de ese momento, son varios los músicos venezolanos que se dedican a la ejecución de éste instrumento.

Héctor Camacho Aular

La mandolina llega en el siglo XIX con todos sus encantos, pero su aparición fue a finales del siglo XVI, resaltada por el músico Antonio Vivaldi.
La mandolina llega en el siglo XIX con todos sus encantos, pero su aparición fue a finales del siglo XVI, resaltada por el músico Antonio Vivaldi.

La mandolina o bandolín que conocemos, hoy en día, hace su aparición formal en Italia a finales del siglo XVI. En la siguiente centuria, comienzan a aparecer hermosos trabajos de compositores del barroco italiano, quienes, en algunas de sus obras, resaltan el sonido melodioso de éste instrumento, tal es el caso del maestro Antonio Vivaldi en su famoso Concierto para 2 mandolinas en G mayor. Mas adelante, el romanticismo musical de Wolfgang Amadeus Mozart la usaría, en uno de sus actos, para enriquecer su inolvidable ópera Don Giovanni. De allí en adelante, surgirían nuevos trabajos de otros compositores orientados a lucir en el escenario la sonoridad de la clásica mandolina.

Don Teófilo Domínguez, fue excelente ejecutante de la mandolina a mediados del siglo XX con el Grupo Añoranzas. (Foto: Magaly Martínez)
Don Teófilo Domínguez, fue excelente ejecutante de la mandolina a mediados del siglo XX con el Grupo Añoranzas. (Foto: Magaly Martínez)

Mandolinistas de postín

En Venezuela, la mandolina con todos sus encantos, llega en el siglo XIX, y a partir de ese momento, son varios los músicos venezolanos que se dedican a la ejecución de éste instrumento, en franca complacencia con compositores dispuestos a realzar el sonido pegajoso de la misma. En el estado Yaracuy, serán los conjuntos de cuerdas de la época los encargados de acompañar, con elegancia, las melodías y armonías provenientes de la bandolina en sus actuaciones a través de veladas familiares, fiestas patronales y en las recordadas serenatas.

Para entonces la ciudad de San Felipe y sus alrededores, en la primera mitad del siglo XX, contaba con los inolvidables bandolinistas: Rafael Moreno, Eloy Moreno, Dámaso Castillo, Eloy Oviedo, Teófilo Domínguez, Antonio Abat Salcedo, Julián León, Félix Rojas, Víctor Tacoa, Juan Francisco Camacho, Pablo Valles, entre los más recordados.

Por su parte, en Guama y pueblos vecinos eran muy nombrados: Nemesio Bastidas, Bartolo Gutiérrez, Segundo Véliz, Juan Véliz, Juan Arriechi Aular y otros más. En Nirgua, eran referencia obligada: Simón Fuentes Marvés, Panchito Ricard y el mandolinista compositor Emilio Jiménez. Además, en Urachiche resaltaba la figura de Marcos Rodríguez.

Harny Silva, Manuel Freytez y Elisio Jiménez Sierra, han dado a conocer gran parte del repertorio musical venezolano a través de la mandolina.
Harny Silva, Manuel Freytez y Elisio Jiménez Sierra, han dado a conocer gran parte del repertorio musical venezolano a través de la mandolina.

Cuerdas y pajuela

Luego en la segunda mitad del siglo pasado, surgen nuevos mandolinistas yaracuyanos con innovadoras técnicas y estilos, como Antonio Mendoza, en Campo Elías, Bruzual, así como de Elisio Jiménez Sierra en San Felipe. De esta hermandad musical, no debe olvidarse los trabajos impecables realizados por el virtuoso Franklin Sánchez ni mucho menos los aportes dejados por Manuel Amado Freytez, tanto en su fina ejecución del instrumento como por las composiciones realizadas para el mismo, a lo que se suma como nueva generación a su hijo Manuel Alejandro Freytez Moreno. A lo expuesto, habría que agregar, con justicia, el excelente trabajo iniciado en los años 80, por el cocoroteño José Antonio Zambrano, líder de la agrupación Cuerdas Criollas así como también el admirado aporte brindado por Simón Camacaro Andrade, con su grupo Chimborazo.

Por supuesto, que no podría dejar de mencionarse el exquisito desempeño desarrollado por el yaracuyano Harny Silva, quién ha hecho de la mandolina su templo sagrado a la hora de ejecutar, con magistral desenvolvimiento, distintas piezas pertenecientes a honorables compositores. Su llamativa técnica y excentricidades, han hecho de éste músico uno de los mandolinistas más prestigiosos de Latinoamérica para orgullo de nuestro estado Yaracuy.