Libros de Ordenanzas, Acuerdos y decretos 1894-1895

Con la preservación de este material de indiscutible valor patrimonial cultural, se preservará la memoria histórica sanfelipeña como herencia documental municipal de la ciudad capital, y es un buen modo de concienciar a los gerentes municipales, Alcalde y concejales, al rescate inmediato, conservación y protección del archivo municipal, ubicado en la avenida 11 esquina calle 9 del barrio Zumuco I de la ciudad de San Felipe

Raúl Freytez / Fotos: Magaly Martínez

Libros de Ordenanzas, Acuerdos, Decretos y Resoluciones del Concejo municipal del Distrito San Felipe. 1835-1975 (Fotos: Magaly Martínez)
Libros de Ordenanzas, Acuerdos, Decretos y Resoluciones del Concejo municipal del Distrito San Felipe. 1835-1975 (Fotos: Magaly Martínez)
El exhorto es hacia la recuperación del Archivo municipal de San Felipe para evitar que la inclemencia del tiempo y el olvido destruya buena parte de la historia local, e incluso de otros municipios yaracuyanos. (Foto: Magaly Martínez)
El exhorto es hacia la recuperación del Archivo municipal de San Felipe para evitar que la inclemencia del tiempo y el olvido destruya buena parte de la historia local, e incluso de otros municipios yaracuyanos. (Foto: Magaly Martínez)

Para evitar el olvido

Como un acordeón de historias surgen las letras del recuerdo, todas con gran contenido histórico contenidos en los libros de Ordenanzas, Acuerdos, Decretos y Resoluciones que datan del año de 1835 a 1975, resguardados en la oficina de Catastro de la Alcaldía del municipio San Felipe, por Amado Matheus, cronista parroquial de Albarico.

Estos libros deben formar parte del archivo de la Cronistatura oficial de San Felipe en atención al Artículo 8: Competencias, atribuciones y funciones, Literal D del capítulo II de la Ordenanza del Cronista Municipal que versa: D: Formar, custodiar, dirigir, supervisar y mantener el Archivo Central, los canales históricos del Municipio y la Biblioteca Municipal y muy especialmente su sección biográfica. Se consideran materiales del Archivo Central del Municipio y de la Biblioteca Municipal, los libros actas de las Sesiones del Concejo, los libros de Acuerdos, Decretos, Reglamentos y Resoluciones, los Libros de Juramentaciones, los Libros de Cementerios, los documentos de Gestión Administrativa de los Órganos Municipales, las Gacetas Municipales; los materiales sobres acontecimientos históricos sucedidos en el municipio, sobre aspectos de su estructura organizativa y legislación del municipio; sobre personajes, edificaciones o monumentos y aspectos urbanos; sobre obras de referencia general sobre el municipio y sus entidades locales.

Con la preservación de este material de indiscutible valor patrimonial cultural, se rescatará la memoria histórica sanfelipeña como herencia documental municipal de la ciudad capital, y es un buen modo de concienciar a los gerentes municipales, Alcalde y concejales, al rescate inmediato, conservación y protección del archivo municipal, ubicado en la avenida 11 esquina calle 9 del barrio Zumuco I de la ciudad de San Felipe, que debería activarse su recuperación para evitar que la inclemencia del olvido termine por destruir una buena parte de la historia local, e incluso de otros municipios yaracuyanos.

La diversidad de caligrafías hacen incomprensible la lectura a simple vista, sobre todo en los libros del año 1835 en adelante. (Foto: Magaly Martínez)
La diversidad de caligrafías hacen incomprensible la lectura a simple vista, sobre todo en los libros del año 1835 en adelante. (Foto: Magaly Martínez)

Un caudal de información

Son libros de inmenso valor histórico, trazados por los escribanos en una hermosa caligrafía que amerita del profesionalismo de paleógrafos, a fin de conocer con exactitud el contenido de esos folios que resguardan la historia menuda de cuando el pueblo era pequeño, y estos libros de actas constituyen la serie documental más importante del municipio capital, pues sus páginas recogen las consideraciones y acuerdos de los concejales y funcionarios que conforman el ente legislativo municipal; un caudal de información de sumo valor para los investigadores de la historia matria.

Estos compendios de acuerdos están rubricados por el presidente del Concejo municipal, por los concejales y el escribano municipal, e indicaban el día de la semana, la fecha completa (día, mes y año), la hora de inicio de la sesión, y el tema a tratar. Ya en esos documentos se aprecia la designación de la ciudad de San Felipe, antes Cerritos, sin el apelativo “El Fuerte”, sobre todo en los libros de actas de 1835 y fechas tan antiguas como esa, que por la  diversidad de caligrafías muchas de las cuales son incomprensibles a simple vista.

Aún en el año de 1930 los policías usaban el sable como arma de reglamento, tal como se observa al Coronel Toribio Pérez, Comandante de la Policia de San Felipe junto a otros oficiales.
Aún en el año de 1930 los policías usaban el sable como arma de reglamento, tal como se observa al Coronel Toribio Pérez, Comandante de la Policia de San Felipe junto a otros oficiales.

Folio 98 libro del año 1864

Durante la transcripción del folio 98 contenido en el libro de Ordenanzas, Acuerdos, Decretos y Resoluciones de los años 1894-1895, se revela la disposición de las autoridades municipales para la creación de los Cuerpos de ronda de Policías en el Distrito San Felipe, cuyos funcionarios ejercerían en sus jurisdicciones el oficio de mantener el orden público según decreto de las autoridades municipales. Habían transcurrido apenas 30 años de cuando los masones de la Logia Tolerancia N° 15 y la población sanfelipeña, construyeran el templo de la Iglesia Matriz de San Felipe de sobrio porte colonial, consagrada el 13 de Agosto de 1864, a 83 años del terremoto del 26 de marzo de 1812 que había asolado la ciudad del origen.

Estos libros de actas y resoluciones aún se regían por las normativas españolas, según afirmaciones de Celestino Mas y Abad, cuando escribe sobre las actas de sesiones en 1850, en cuanto a que el acta copiada en el libro debía ser firmada por todos los concejales asistentes, autorizándola el secretario. Esos libros estarían formados por papel del sello cuarto mayor, añadiendo al principio y al final un pliego de papel del sello primero pero sólo en las poblaciones que fueran ciudades y villas con voto en Cortes. Todo ello, según este autor, con arreglo a lo indicado en la Instrucción sobre uso de papel sellado de 12 de mayo de 1824. (Celestino Mas y Abad. Consultor de Alcaldes y Ayuntamientos. Tomo I. Madrid: Imprenta y Librería de D. José María Mares, 1850, pp. 72-73).

Folio 98

El Concejo municipal del Distrito San Felipe

Considerando

1° Que el Cuerpo de ronda de Policía es el llamado a mantener el orden y garantizar la vida e intereses de los ciudadanos.

2° Que se hace indispensable que los que ejerzan talen funciones sean de notoria buena conducta, y que sepan leer y escribir para que así puedan estudiar los deberes y derechos que le están encomendado por la ley y

3° Que la índole pacífica y el respeto a la ley de que siempre ha dado prueba la ciudadanía del Distrito hace necesario gran número de rondas de policía.

Decreta:

1° El Cuerpo de ronda de Policía de esta ciudad, se compondrá desde la publicación de este Decreto de un jefe y ocho oficiales que sean de buena conducta, y que sepan leer y escribir, los que solo portaran sables como única arma de autoridad.

Único. Solo en el caso de trastorno de orden público, podrán llevar otras armas.

2° El jefe del Cuerpo de Policías gozará del sueldo de ciento sesenta bolívares y los oficiales el de ochenta bolívares cada uno.

3° Se deroga el capítulo de la ley de presupuesto vigente en que señala el número de sueldo del Cuerpo de ronda de Policía de esta ciudad.

4° El Jefe civil del Distrito queda encargado de la ejecución de este Decreto.

5° Comuníquese y publíquese.

Dado en la Sala de Sesiones del Concejo Municipal del Distrito, en San Felipe a veintidós de mayo de mil ochocientos noventa y cinco.- 84° años de la independencia y 3° de la Federación.

El presidente Guillermo Guédez. El Secretario, Manuel M, Ravell H. Estados Unidos de Venezuela. Estado Lara. Gobierno del Distrito San Felipe.- San Felipe: mayo 28 de 1895. 84° y 3° F. Ejecútese y cuídese su cumplimiento.

La UNERG se ha posicionado en 17 estados del país, y por primera vez dicta la Maestría en Historia de Venezuela en el estado Yaracuy a través de las aulas territoriales de postgrado. (Fotos: Rafrequi)
La UNERG se ha posicionado en 17 estados del país, y por primera vez dicta la Maestría en Historia de Venezuela en el estado Yaracuy a través de las aulas territoriales de postgrado. (Fotos: Rafrequi)

Maestría en Historia de Venezuela

Seguimos investigando, curucuteando, preguntando en la búsqueda de más luces que nos orienten hacia el conocimiento de la historia local de la ciudad de San Felipe y las parroquias San Javier y Albarico, para lo cual contamos con el respaldo de los maestrantes de la primera Maestría en Historia de Venezuela que se dicta en el estado Yaracuy, en convenio suscrito por la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (Unerg), y la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY), a través del concepto de aula territorial, escenificada en los salones del Centro de Estudios para la Hospitalidad y el Turismo (CEHOTUR) de la Uney.

Con estos apuntes se busca reconstruir los aspectos de mayor relevancia en el uso oficial de la escritura para resguardar los recuerdos, desde el mismo instante de la fundación de la ciudad de San Felipe, en este caso particular desde el año de 1835 a 1975, en primera instancia, mientras se logra el rescate del Archivo municipal, que iniciaría con la estructura administrativa municipal con funciones de Alcalde Mayor, Don Gerónimo Montañés y Machado, designado por el Gobernador Don Sebastián García de la Torre, junto a las otras autoridades del primer Cabildo, el 15 de Octubre de 1730, luego de que el pueblo recibiera la Real Cédula del 6 de noviembre de 1729, quienes el primero de mayo de 1731 decidieran cambiarle la designación del Cerrito de Cocorote por el de Ciudad de San Felipe “El Fuerte”.