Hacia la reconstrucción de la historia comunal

“La gente debe verse identificada en el trabajo que realicemos, nuestra labor dará lecturas a la gente para encontrarse, porque lo que hagamos debe contar historias de vida, así como historias de comunidades”, apuntó el Dr. Armando González.

Marcelino Salcedo, Cronista Oficial de Cocorote

(Fotos: Odixa Pérez - Magaly Martínez)

Minutos antes de iniciar el taller para resguardar la memoria comunal. De izquierda a derecha: Marcelino Salcedo, Raúl Freytez, Aleyda Anzola, Belky Montilla y Wilfredo Bolívar.
Minutos antes de iniciar el taller para resguardar la memoria comunal. De izquierda a derecha: Marcelino Salcedo, Raúl Freytez, Aleyda Anzola, Belky Montilla y Wilfredo Bolívar.

Los nuevos paradigmas que se proponen en el campo de la crónica indican que los recuerdos deben preservarse de manera colectiva, en donde todos participan y aprenden; se trata de la reconstrucción de la memoria histórica local. Es decir, que las comunidades investiguen, escriban y difundan sus propias historias, a través del resguardo de las remembranzas locales.

Un punto relevante que se destacó durante el Taller “Fuentes para la Reconstrucción de la Historia Comunal”, en el que se ofreció una serie de herramientas metodológicas y procedimentales necesarias, fue el registro formal de la historia local como medio de aproximación a la verdad histórica.

El taller fue dictado por el doctor en Historia de Venezuela, Armando González, así como los magister Aleyda Anzola y Wilfredo Bolívar, este último Cronista oficial del municipio Araure en el estado Portuguesa; todos expertos en el área del resguardo de la historia nacional.

Este cambio lo podemos evidenciar en la exigencia formal para la conformación de la organización base del Nuevo Estado en construcción (Concejo Comunal - Comuna) de una Carta Fundacional donde se recoja la historia del surgimiento de la comunidad, contada por sus propios protagonistas, convirtiéndose este trabajo en la versión oficial, especie de Cédula de Identidad que en lo sucesivo será estudiada, contada, y esgrimida como cierta por los vecinos.

Un grupo de guardianes de identidad del estado Portuguesa, así como los Cronistas de Yaritagua, San Felipe, y Cocorote, durante el taller de formación de cronistas comunales.
Un grupo de guardianes de identidad del estado Portuguesa, así como los Cronistas de Yaritagua, San Felipe, y Cocorote, durante el taller de formación de cronistas comunales.

Que impere la verdad

Ahora bien, tomando en cuenta la importancia dada por la propia ley, tanto de Concejos Comunales como de Comunas, que recoge la inquietud esbozada por el Presidente Chávez, valdría la pena preguntarse: ¿Quiénes están haciendo este trabajo? ¿Cómo lo están haciendo? ¿Se tomaron el tiempo suficiente para hacer un trabajo digno de la encomienda? ¿Qué criterios se usaron para realizar la tarea? ¿Cuánto de lo recogido es verdad?¿No estaremos falseando la verdad, hacia el otro extremo? ¿Es necesario un profesional del área para el trabajo? Estas interrogantes comienzan a tener respuestas acertadas en un trabajo iniciado en el estado Portuguesa a través del equipo liderado por el MSc. Wilfredo Bolívar, Cronista Oficial de Araure

Un grupo de guardianes de identidad del estado Portuguesa, así como los Cronistas de Yaritagua, Belkys Montilla; de San Felipe, Raúl Freytez y de Cocorote, Marcelino Salcedo, asistimos durante tres días, al taller de formación de cronistas comunales dictado en la sede de la Universidad Yacambú de Araure, donde el Cronista Wilfredo Bolívar, así como Aleyda Anzola y Armando González Segovia, desarrollaron los ocho módulos contentivos de esta experiencia piloto: 1- El Documento 2- Hemerografía 3- Toponimia 4- Objetos Culturales  5- Testimonios Orales 6- Iconografía 7- Redes Sociales y 8- Micro Historia.

El total de los integrantes del taller fue conformado por tres tipos de amantes de la historia menuda: A) Los que a través de Redes Sociales difunden el pasado por páginas web, blogs u otra herramienta. B) Los que a modo propio están o han estado ligados a la investigación histórica, y C) Los Cronistas Oficiales de Municipio.

Fueron tres días llenos de mucho fervor por la historia menuda, ahora solo falta compartir esos conocimientos y formar a los cronistas comunales de San Felipe, Cocorote, Yaritagua y Yaracuy.
Fueron tres días llenos de mucho fervor por la historia menuda, ahora solo falta compartir esos conocimientos y formar a los cronistas comunales de San Felipe, Cocorote, Yaritagua y Yaracuy.

La historia comunal

Esa mañana acalorada y calurosa nos recibió en los pasillos de la Cámara Municipal de Araure, con una extensa exposición de la vida y obra del prolífico compositor araureño Joel Hernández, autor de alrededor de160 temas, entre ellos los exitosos: La Fundadora; Araguaney, El Gabán y Viejo soguero, con quien compartimos una agradable velada nocturna, donde no sólo cantó sus temas sino que los historió, y fue tan buena esa experiencia musical que con seguridad el cronista de San Felipe la revelará en una crónica adicional.

La Historia Comunal es la historia de las luchas vecinales, pero es necesario academizar el oficio para elevar su nivel, debido a que la realidad del país lo está pidiendo. Es necesario interrogar los documentos, someterlos a validaciones, desentrañar las motivaciones que lo estructuraron; todo hecho histórico se debe triangular si pretendemos aproximarnos a la verdad histórica. No podemos quedarnos o conformarnos con solo una fuente el “Hecho Histórico” debe ser abordado desde varios ángulos, por ejemplo, Tradición Oral junto a un Documento y la opinión de un Experto y/o Hemeroteca. No existe verdad absoluta por eso debemos hacer un trabajo lo más amplio posible”. Fueron algunas de las expresiones de nuestro anfitrión, Wilfredo Bolívar.

En esa ocasión el Dr. Armando González nos instó a ser atrevidos y crear nuestros propios métodos de trabajo, nuestras propias teorías. “La gente debe verse identificada en el trabajo que realicemos, nuestra labor dará lecturas a la gente para encontrarse, porque lo que hagamos debe contar historias de vida, así como historias de comunidades. Rigurosos con el Método que permitirá ver el Conjunto a partir del Lugar (pueblo). La Ciudad es un organismo vivo en constante cambio y eso precisamente es lo que estudiamos”, apuntó.

La idea es recolectar y reconocer datos, pistas, fechas, nombres, características, tendencias que nos sirven como punto de partida para la reconstrucción de la memoria histórica.
La idea es recolectar y reconocer datos, pistas, fechas, nombres, características, tendencias que nos sirven como punto de partida para la reconstrucción de la memoria histórica.

El Documento

Cuando trabajamos cualquier Documento debe ser sometido a constante “interrogatorio”, particularmente cuando el mismo no fue concebido con fines históricos. En este punto debemos ponderar que al construirlo existió una intencionalidad, así como entender que es susceptible de errores u omisiones. Nos arroja datos, pistas, fechas, nombres, características, tendencias que nos sirven como punto de partida para la reconstrucción. De igual manera la oralidad, que se convierten en documentos al sistematizarlos, pero la memoria selecciona, discrimina y transmite lo que le interesa, aportando maneras de ver el mundo, valores, inquietudes, anhelos, creencias que acompañan al informante. Aun cuando la transcripción debe ser exacta debemos analizar y clasificar lo recogido. De esta manera lo determinó la Lcda. Aleyda Anzola.

Fueron tres días llenos de mucho fervor por la historia menuda los vividos en Araure; agradecidos al equipo de Cronistas, encabezados por Wilfredo Bolívar, padre de la “Criatura”; a la Universidad Yacambú; a la Cámara Municipal de Araure, sobre todo, porque esta experiencia no se quedará en Portuguesa. El próximo mes replicaremos aquí este taller por cuanto estamos comprometidos en formar una Red de Cronistas Comunales de nuestro Estado Yaracuy. San Felipe y Cocorote nos hemos comprometido en dar herramientas metodológicas para formar el primer contingente de Cronistas Comunales que comiencen a reconstruir la historia de su comunidad, con el firme propósito que cunda por todo el País. Así será.