Estampas de la antigua ciudad de San Felipe “El Fuerte” y el cacao de Origen

La grata experiencia dio inicio con la lectura de un edicto por parte de un soldado del rey, al extremo de las escaleras que dan al portal que escuda la ciudad del origen, seguido de don Juan Ángel de La Rea, Teniente de gobernador y justicia mayor de San Felipe “El Fuerte”, provincia de Venezuela, quien ofreció la bienvenida a las tierras del rey Felipe V.

Raúl Freytez / Fotos: Magaly Martínez / Marilyn Sáez

El talento humano se hizo presente con el maravilloso elenco de la obra de teatro musical "Estampas de la antigua ciudad de San Felipe “El Fuerte” y el cacao de origen".      (Foto: Marilyn Sáez)
El talento humano se hizo presente con el maravilloso elenco de la obra de teatro musical "Estampas de la antigua ciudad de San Felipe “El Fuerte” y el cacao de origen". (Foto: Marilyn Sáez)

La mañana del martes 11 de julio de 2017 se escenificó en el Parque Histórico Arqueológico San Felipe “El Fuerte”, a título de prueba, la obra de teatro musical “Estampas de la Antigua Ciudad de San Felipe el Fuerte y el Cacao de origen”; un paseo por los recuerdos de la urbe colonial para exaltar el amor por nuestra gente, sentido de pertenencia y valores de identidad.

El ensayo de la obra de teatro musical “Estampas de la antigua ciudad de San Felipe “El Fuerte” y el cacao de origen”, guión y dirección de América Ramírez, contó con la participación de Alexander Camacaro en la musicalización y dramatización, junto al talentoso grupo de artistas Gonzalo Chirino, Miguel Parra, Jairo Materán, Gabriel Peña, Pedro Pinto, Angélica González, Adriana Iglesia, Neris Delgado, Ginángela Gutiérrez y Lenz Ramírez.

La obra de teatro inició con la lectura de un edicto por parte de un soldado del rey. (Foto: Marilyn Sáez)
La obra de teatro inició con la lectura de un edicto por parte de un soldado del rey. (Foto: Marilyn Sáez)

El Gobernador dio la bienvenida

La grata experiencia dio inicio con la lectura de un edicto por parte de uno de los soldados del rey, al extremo de las escaleras que dan al portal que escuda la ciudad originaria, seguido de don Juan Ángel de La Rea, Teniente de gobernador y justicia mayor de San Felipe “El Fuerte”, provincia de Venezuela, quien ofreció la bienvenida a las tierras del monarca Felipe V, que a su vez dio entrada a la voz de Alexander Camacaro con la romanza “Fértil territorio: Fértil Territorio. Fue Elevado a ciudad por real cédula de poblado a ciudad./ Aunque bellas, no se ven sus casas al llegar./ Su gente es bien atenta, esmerada y cordial./ Frutos y semillas, ríos y sabanas; todo es abundante, apacible y natural./ Comercio exclusivo mutuo con la España, fiel al rey monarca don Felipe”, al son de una guitarra española que esparció tonalidades y evocaciones por siempre inolvidables entre los vestigios del lugar de Valle Hondo. Fresca esa mañana sanfelipeña.

Durante la travesía, doña María Teresa de Figueroa y Tovar, la muy emperifollada esposa del Teniente Gobernador y Justicia Mayor don Juan Laureano Travieso, en amena charla con su sobrina, doña María del Rosario Villareal.  (Foto: Magaly Martínez)
Durante la travesía, doña María Teresa de Figueroa y Tovar, la muy emperifollada esposa del Teniente Gobernador y Justicia Mayor don Juan Laureano Travieso, en amena charla con su sobrina, doña María del Rosario Villareal. (Foto: Magaly Martínez)

En la Ciudad floreciente

Con la romanza “Fértil territorio”, se produjo un recorrido por el escenario natural, muy verde, que enfila la empedrada Calle del Rey donde platican los vecinos del día a día, en ese lugar de abundancias por el trabajo y empeño de las familias de origen canario asentadas desde finales del siglo XVII en lo que fue el Gran Valle de Vararida, y que con el correr del tiempo fundaron la villa “El Cerrito” que a su vez daría paso a la ciudad de San Felipe “El Fuerte” con la llegada de los vascos, regentes de la Real Compañía Guipuzcoana por el auge del cacao, de la caña de azúcar y el maíz.

Fueron pinceladas de esas cosas frívolas de la clase mantuana dominante, con la participación de doña María Teresa de Figueroa y Tovar, la muy emperifollada esposa del Teniente Gobernador y Justicia Mayor don Juan Laureano Travieso, en amena charla con su sobrina, doña María del Rosario Villareal, bajo la sombra placentera de los árboles.

No fue un recorrido cronológico, sino más bien estampas de un pasado noble pleno de reminiscencias populares de la época colonial. (Fotos: Magaly Martínez)
No fue un recorrido cronológico, sino más bien estampas de un pasado noble pleno de reminiscencias populares de la época colonial. (Fotos: Magaly Martínez)

Estampas de un pasado noble

Por allá, entre los robustos árboles del bosque, un caporal azota a un esclavo, mientras se escucha el golpe del látigo que lacera su piel, y la negra y el zambo gritan a los cuatro vientos su amargura en nuevas arias con rimas que cuentan historias.

También se observó a las puertas de la Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación, el llamado de atención en la voz del padre Bernardo Mateo Brizón a los hombres que pecan por el adulterio entre los blancos y pardos, la clase predominante de la época colonial. Y en una cálida romanza lírica, surgió la voz de la vecina que cantaba angustiada por las incomodidades del ceñido corset en su cintura, y los pliegues vaporosos de su vestimenta, abanicando su faz con soltura y ademanes de gran dama, ataviada de un precioso velo que cubría su cabellera; el vestuario común de ese tiempo, obligatorio para guardar las apariencias en la sociedad de los grandes cacaos.

En esta obra de teatro musical nos paseamos por las memorias de la ciudad de San Felipe, pero no fue un recorrido cronológico, sino más bien agradables postales históricas de un pasado noble pleno de reminiscencias populares de la época.

Gente del Barrio El Panteón y amantes de la historia se hicieron presentes. (Foto: Magaly Martínez)
Gente del Barrio El Panteón y amantes de la historia se hicieron presentes. (Foto: Magaly Martínez)

América nos conquistó

Fue un paseo motivante para reafirmar el sentido de pertenencia y gentilicio, pues América y el excelente grupo de artistas, actrices, actores y músicos, nos dejaron con un grato sabor a conocer más acerca de la obra musicalizada por Alexander Camacaro, y eso que fue sólo un “abreboca”, para dar a conocer el valioso trabajo de investigación de América Ysabel Ramírez Colmenárez quien conquistó la atención y respaldo de la museóloga Betty González; del periodista William Ojeda García, Director del Centro de Historia del Estado Yaracuy; de la historiadora Lisbella Páez; de la señora Aurora Parra, portadora de saberes y vecina del barrio El Panteón; del Cronista Oficial de Independencia, Orlando Barreto; de los investigadores de la historia regional Belkis D´Andrea y Danny Romero, así como del Mayor Carlos Álvarez y del Cronista oficial del Municipio San Felipe, Raúl Freytez.

América sabe que al preservar la historia, exaltaremos el orgullo de ser yaracuyanos y el honor de ser sanfelipeños. (Foto: Magaly Martínez)
América sabe que al preservar la historia, exaltaremos el orgullo de ser yaracuyanos y el honor de ser sanfelipeños. (Foto: Magaly Martínez)

Inmejorable escenario

América Ysabel Ramírez Colmenárez, cuenta con el aval de 40 años en el medio artístico, hija de Jacobo José Ramírez Lanzarote, epónimo del teatro principal del estado Yaracuy, quien desde los tres años de edad hizo debutar a su pequeña niña de tres años con las marionetas, punto de partida de lo que sería su paso por el mundo del teatro; viajera incansable en la búsqueda de conocimientos, saberes y cultura por muchas regiones de Venezuela, y más allá de nuestras fronteras: Alemania, Francia, Holanda, Dinamarca, Suiza, Suecia, España, Cuba y Finlandia, como un modo de hacer valederas las palabras de su padre quien aseguraba que “el mundo hay que conocerlo para aprender a abrazarlo”.

Esa magnífica prueba en el escenario natural que resguarda los vestigios sacrosantos de la ciudad del origen, fue un buen modo de concienciar a las autoridades municipales y regionales hacia la preservación y mantenimiento de ese bien hereditario de incalculable valor histórico, porque ahí permanecen las memorias del pasado noble de la ciudad inmortal, patrimonio histórico arqueológico de la nación.

Cronistas, historiadores, docentes y vecinos se acercaron para disfrutar un paseo por los recuerdos de lo que fue la ciudad de San Felipe “El Fuerte”, caminando por la empedrada calle real de la ciudad mártir. América sólo espera por la respuesta oportuna y positiva del Instituto Nacional de Parques (Inparques), para darle curso a la obra de teatro a fin de que pueda ser disfrutada por propios y visitantes. Los aplausos no se hicieron esperar por el excelente elenco, inmejorable escenario, buen vestuario y agradables romanzas.