A 42 AÑOS DE SER INAUGURADA LA CATEDRAL SANFELIPEÑA 

La Catedral de San Felipe fue inaugurada el sábado 7 de julio de 1973 por el Presidente de la República Rafael Caldera, nativo de la ciudad de San Felipe, acompañado de su esposa Alicia Pietri de Caldera, su madre María Eva Rodríguez Rivero de Liscano y muchos ministros de su gabinete.

William Ojeda García

La Catedral de San Felipe fue inaugurada el 7 de Julio de 1973
La Catedral de San Felipe fue inaugurada el 7 de Julio de 1973

Episodios históricos se registran desde cuando se formó la primera legión de católicos que poblaron a El Cerrito, mas tarde ciudad de San Felipe “El Fuerte”, y con todo lo que sus habitantes pudieron soportar ataques de la corona española, se mantuvieron apegados a su fe en la palabra de Jesucristo.

Algunos se preguntan: ¿Qué hubiese pasado en la región si el General y Doctor Antonio Guzmán Blanco hubiese asumido la presidencia del Estado Yaracuy para la cual fue electo en las elecciones de diciembre de 1876? En esa ocasión prestó juramento en enero de 1877 ante el máximo tribunal de la nación que siendo Presidente de la República puso de moda el anticlericalismo, los principios de libre pensadores y masones que chocaban con la iglesia católica.

Guzmán desligó al Estado de la influencia del catolicismo, decretó la libertad de cultos e introdujo el matrimonio Civil, el registro Civil y demolió iglesias como el Convento de las monjas Concepciones construyendo en su jugar el Palacio Federal, hoy sede de la Asamblea Nacional; confiscó la Iglesia Altagracia y la convirtió en Panteón Nacional; acabó con la Iglesia San Pablo y allí construyó el Teatro Guzmán hoy Teatro Municipal; le quitó las propiedades a la iglesia católica prohibiéndoles el pago de diezmos y primicias. No conforme con todo lo que hizo, expulsó del país al Arzobispo de Caracas Monseñor Dr. Silvestre Guevara y Lira. Pero el padre José María Céspedes y como tantos otros en el país, incluyendo Yaracuy, descargaba en sus sermones las aptitudes del “ilustre americano” Antonio Guzmán Blanco.

Con el correr del tiempo la jurisdicción eclesiástica de Yaracuy pertenecía a la Arquidiócesis de Barquisimeto, menos Nirgua adscrita a la Diócesis de Valencia, hoy Arquidiócesis. 

Misa en la Catedral de San Felipe
Misa en la Catedral de San Felipe

El 07 de octubre del 1966 su Santidad Paulo VI, crea la Diócesis de San Felipe en Venezuela pero fue al año siguiente cuando es designado un extraordinario pastor de la iglesia nacido en Margarita el 15 de julio de 1915: Monseñor Tomas Enrique Márquez Gómez como su  Primer Obispo asumiendo el cargo el 27 de febrero de 1967. El viejo  Templo Matriz terminado de construir en 1864 había sido declarada Catedral Provisional de San Felipe y en la Curia Episcopal residirá el Pastor de la Diócesis de la Bienaventurada Virgen María de la Presentación que como Catedral le conceden todos los derechos y privilegios, según una Bula dada en Roma, Ciudad de El Vaticano, junto a San Pedro, “el Séptimo día del mes de octubre en el año del Señor del mil novecientos sesenta y seis, cuarto de nuestro Pontificado. Carlos Cardenal Confalonieri, Prefecto de la Sagrada Congregación Consistorial. Santiago Luís Cardenal Copello, Regente de la Santa Romana Iglesia. Francisco Tiniello, Regente de la Cancillería Apostólica. Euenius Sevi Romano, Prenotorio Apostolico.Sylvius Prenotorio Apostólico”.

Al poco tiempo se realiza un proyecto encargado al Arquitecto Erasmo Calvani, diseñador y constructor del Templo Votivo de la Virgen de Coromoto de Guanare, para edificar una nueva Catedral en la capital yaracuyana. Es entones cuando se destruye el Templo Matriz en cuyo lugar se levantó la moderna arquitectura que hoy se exhibe como Catedral de San Felipe, desde hace 42 años.

Su piso es de mármol gris y sus puertas en madera de caoba del Yaracuy. Una obra moderna del siglo XX de perfiles cilíndricos y prismáticos de forma cuadrada y con tres plantas; una de ellas formada por una sola nave donde se localiza el altar mayor la cual  se divide en cuatro áreas, tres destinadas a los fieles con capacidad para 700 personas; otra donde está el presbiterio y de allí se pasa a dos sacristías, una con salida directa al exterior y cada una dotada de sanitarios y depósitos. En otra planta hay dormitorios destinados a la residencia de sacerdotes, ancianos y visitantes. En la tercera planta existen dos apartamentos destinados a la vivienda del párroco. La Capilla del Santísimo está en el altar y a la vez queda independiente de la nave con acceso directo a la sacristía con capacidad de 40 personas facilitando la entrada diaria de los feligreses que vienen a la parroquia.

Detrás del altar mayor se levantó una pared inclinada y está decorada por un Cristo de ocho metros de altura de concreto armado. Dentro del sagrado templo hay más de 200 metros de vitrales de diseños abstractos representan imagen religiosas diseñados por los artistas venezolanos Luis Guevara Moreno, Gonzalo Bogen y Guillermo Márquez. El vidrio utilizado es francés. En lo alto de la fachada se destaca una cruz de corazón de madera extraída en las selvas guayanesas de casi dos toneladas, mirando hacia la Plaza Bolívar.

El Diario El Nacional publicó el histórico acontecimiento, el sábado 7 de julio de 1973
El Diario El Nacional publicó el histórico acontecimiento, el sábado 7 de julio de 1973

El día de la inauguración

La Catedral de San Felipe fue inaugurada el sábado 7 de julio de 1973 por el Presidente de la República Rafael Caldera, nativo de la ciudad de San Felipe, acompañado de su esposa Alicia Pietri de Caldera, su madre María Eva Rodríguez Rivero de Liscano, los ministros de Relaciones Interiores, Relaciones Exteriores, Justicia y Defensa; el Contralor General de la República Manuel Vicente Ledezma, los generales yaracuyanos Cándido Pérez Méndez, Conrado Palavicini Freitez, José Tomás Azuaje Álvarez de Lugo, Ernesto Brand Torrellas; Ángel Francisco Avendaño y Jesús Ferrer Reyes. Estaban presentes el Dr. Héctor Hernández Carabaño, Dr. Manuel Rodríguez Cárdenas y su esposa Yolanda Moreno, Dr. Félix Pifano, Prof. Pedro Pérez Perazzo; Dr. Eduardo Fernández, Dr. Juan José Caldera, el Ministro de Obras Publicas José Curiel, Dr. Luis Alberto Machado, Arq. Erasmo Calvani autor del proyecto de la Catedral; Dr. Eduardo Gómez Tamayo Presidente de la Corporación Venezolana de Fomento, Dra. Aidé Castillo Ministra de Fomento, Dr. Víctor Giménez Landínez Ministro de Agricultura y Cría y otras personalidades.

A su llegada a la Catedral el Presidente Caldera junto al Nuncio Apostólico Mariano Quillic de su Santidad Pablo VI, el Arzobispo de Barquisimeto Críspulo Benítez Fonturvel y todo el Episcopado venezolano con el Obispo de San Felipe Tomas Enrique Márquez Gómez fueron recibidos por miles de personas y de inmediato participaron en la ceremonia de consagración del nuevo templo, extremadamente solemne, en cumplimiento de los ritos litúrgicos.

Había mucha alegría en el lugar. El Nuncio Apostólico recibió las Llaves de la Ciudad de San Felipe de manos del presidente municipal Carlos Torrealba mientras el Vicepresidente del Cabildo Dr. Manuel Alcalá Medina entregó al alto prelado el pergamino que lo declaraba Huésped de Honor de la Ciudad.

El Presidente Caldera pronunció un discurso de 23 minutos donde dijo sentirse profundamente emocionado ante el acontecer de la consagración de la Catedral y la inauguración de la Plaza Bolívar recalcando que su emoción era igual que cuando ponía en servicio obras en cualquier parte de Venezuela. Recordó que antes de inaugurar la Catedral y Plaza Bolívar ya estaban en marcha obras fundamentales como el Central “Río Yaracuy”, el Ciepe, Parque San Felipe “El Fuerte”; decretó el Instituto Universitario de Tecnología del Yaracuy, planes de desarrollo de los Valles de Aroa. Se refirió a la fundación de San Felipe durante tres veces y la destrucción del mismo durante el terremoto del 26 de marzo de 1812, además recordó a personalidades eminentes del Yaracuy ligados con apellidos que vinieron de otras latitudes para ayudar a forjar una patria para orgullo de todos los venezolanos.

Al referirse a la recién inaugurada Avenida Intercomunal San Felipe “El Fuerte” señaló que “estamos reanudando su historia en el avasallante galope del caballo de Páez. Al nuevo Yaracuy no lo detiene nadie”. Citó nombres de nuestro acontecer histórico recordando a los hermanos Juan José y Manuel Vicente de Maya, Gabriel Álvarez de Lugo, José Joaquín Veroes, los Lizarraga, los Rivero venidos de Coro,  siempre al servicio de los pobres, y otros procedentes de América Latina al Yaracuy, siempre hospitalario y orgulloso.

Monseñor Marquez Gomez, Prof, Rodriguez Navarro y Presidente Rafael Caldera, instantes después de la inauguración de la Catedral de San Felipe
Monseñor Marquez Gomez, Prof, Rodriguez Navarro y Presidente Rafael Caldera, instantes después de la inauguración de la Catedral de San Felipe

Luego se inauguró la Plaza Bolívar de San Felipe cuya estatua ecuestre fue elaborada por el artista español Martin Emilio Laíz Campos, cuya pieza original se ubica en el Parque El Retiro de Madrid. Al mediodía se realizó un acto en la Curia Diocesana en homenaje al Presidente Caldera. A la una de la tarde fue inaugurado el Centro Industrial Experimental para la Exportación (Ciepe)  cuya placa fue develada por la Primera Dama de la República Alicia Pietri de Caldera. De allí el Presidente se trasladó a Mayurupí donde inauguró el monumento al General José Antonio Páez. De regreso, puso en servicio una Planta de Tratamiento, Casa de la Cultura y la Plaza Páez en Guama. En la noche el Gobernador Simón Saavedra Hernández y su esposa Ana ofrecieron un coctel en el Hotel Yurubí. Al día siguiente, muy temprano, Caldera inauguró el auditorio y Plaza de la Escuela Padre Delgado, donde estudió su primaria.

Se recuerda que el Nuncio Apostólico vino a San Felipe por vía terrestre y en El Peñón una entusiasta multitud lo recibió. En la  entrada a la ciudad el Nuncio recibió un cálido homenaje en el Parque Exposición “Severiano Giménez”. Las ceremonias litúrgicas fueron presididas por el Obispo Márquez Gómez. Las religiosas, colegios diocesanos, asociaciones y representantes de la iglesia católica vistieron sus mejores galas  para la fiesta de la espiritualidad con motivo de la consagración de la Catedral de San Felipe, cuya obra arquitectónica tuvo un costo aproximado a los siete millones de bolívares.

Sin duda alguna, la Catedral de San Felipe es un símbolo sagrado de la espiritualidad yaracuyana. Su arquitectura, única en Venezuela y como pocas en América Latina, ha llamado la atención a propios y extraños.