Mientras existan Cronistas vivirán los pueblos

Y ahora que la UNEY forma cronistas académicos, traigo a colación un recuerdo de cuando recibí el certificado universitario: “Las aulas de la universidad se abrieron como las puertas del hogar, donde solo encontramos cobijo para la comprensión, solidaridad y afectos. Se abrieron como un libro para darnos el pan de la sabiduría con lectura de la mejor cátedra de enseñanza para crecer”.

William Ojeda García

Fotos: Magaly Martínez y archivo personal de William Ojeda

Bitácora del Cronista San Felipe
Dr. León Trujillo, primer cronista oficial de San Felipe

A propósito de celebrarse el 20 de mayo el “Día del Cronista”, personas dedicadas con pasión a darle vida a la memoria histórica de los pueblos en feraz lucha contra la erosión del tiempo que nos resume al olvido, los honramos a todos por su labor constructiva, útil y necesaria en preservar nuestros valores.

Es pertinente en esta hora evocar la figura de un yaracuyano cuyo nombre es acervo moral del Yaracuy. Más que obligación, lo hacemos en reconocimiento merecido a su personalidad, a su trascendente obra intelectual, humana. Nos referimos al Dr. León Trujillo, pues cuando existen barreras de conciencia, el olvido no podrá borrar la huella de este coterráneo inmenso.

Ya el Rector de la UNEY Dr. Freddy Castillo había dicho que hay una deuda con este historiador. La alcaldía local grabó su nombre sobre piedra esculpida con honor, a un costado de las ruinas silenciosas de San Felipe “El Fuerte” en la plaza del Reencuentro de los Yaracuyanos. Y a ese y otros actos de justicia nos unimos para reencontrarnos con el Dr. León Trujillo, primer Cronista de la Ciudad de San Felipe.


Primer Cronista de la Ciudad de San Felipe

León Trujillo nació en Albarico, el 20 de febrero de 1911. Pedagogo, abogado e historiador, en este campo destacó realizando un significativo trabajo de investigación y difusión de nuestra historia. Es eco vivo en la intelectualidad del país. Sus obras de hondo contenido histórico y filosófico, son de consulta obligada. Ocupó un sillón en la Academia Nacional de la Historia y fue docente consumado. Murió en 1965 en San Juan de los Morros. Lo sucedió como Cronista de San Felipe su amigo Nicolás Perazzo, quien reconoció en Trujillo un auténtico valor de la yaracuyanidad. Se recuerda a Perazzo cuando pronunció, en la Cámara Municipal, su discurso de incorporación como Cronista de San Felipe el 20 de Marzo de 1965 y al referirse a Trujillo dijo: “Estuve ligado a su obra magnífica de historiador de esta región por vínculos cada vez más estrechos, sin reservas, de interés común y solidario en la investigación de la verdad histórica en torno a sus personajes y hechos sobresalientes, encontrándonos frecuentemente en mesas de conferencias de instituciones respetables y preclaras como la Academia Nacional de la Historia y Sociedad Bolivariana de Venezuela, animados de coincidentes ideas y propósitos. Estuvimos también con los mismos fines, circunscritos al ámbito del Estado nativo, en las tertulias semanales de la Casa Yaracuy, en Caracas. Difícil, sino imposible, me será sustituir digna y eficazmente a León Trujillo. Enaltecedora es la prosecución de su obra, apenas empezada, como Primer Cronista de la Ciudad. Fue León Trujillo claro y altísimo exponente y del decoro de esta tierra nuestra. Puedo decir sin temor a exagerar o equivocarme, que fue de los mejores y de los más consecuentes con la ciudad nativa. Su talento, su vocación indeclinable por el estudio, su cultura vigorosa y profunda, estuvieron en todo momento al servicio desinteresado y provechoso de esta tierra. Fue una consagración que arrancó de los propios bancos de la “Padre Delgado”. Del plantel de educación primera que se ilustrara con el paso, en función docente transformadora del ambiente cultural del medio, de pedagogos de la clase de selección a que han pertenecido el Br Trinidad Figueira, el maestro Federico Quiroz, el Dr. Carlos Rodríguez Rivero, los profesores Tulio Monsalve Terán, Carlos Núñez Ecarri, Pedro Cabrera Dumas, Fernando Padilla Gómez, Julio Aubin Pino, Antonio María Torrealba y los que vinieron en sucesión prolongada del tiempo.”

Don Nicolás Perazzo, segundo cronista oficial de San Felipe
Don Nicolás Perazzo, segundo cronista oficial de San Felipe
Prof. Carmen de Ramírez, 3era cronista oficial de San Felipe
Prof. Carmen de Ramírez, 3era cronista oficial de San Felipe

Trujillo no se conformó en buscarse una modesta posición burocrática que bien hubiera podido lograrla para vegetar plácidamente en el medio ambiente de aquel tiempo, sino que se metió a la enseñanza con brío y alientos de superación, mientras continuaba sus estudios universitarios y graduarse en ciencias jurídicas. Abogado, pedagogo, historiador, en esas disciplinas se conformo su figura intelectual y humana. Para perpetuar su paso por la vida nos quedan de orientación didáctica: “Lecciones de Metodología y Practicas Docente” publicado en 1953 y “Técnica de la Enseñanza en la Escuela Primaria, en 1954. Dejó importantes trabajos sobre investigación e interpretación de la historia, entre estos  “Motín y Sublevación de San Felipe “y “Biografía de Albarico, antigua Misión de Nuestra Señora de Tinajas”, en 1963. Realizó profundos estudios a través del libro: “Memoria de Cartagena”. Memorables fueron sus discursos en la Sociedad Bolivariana de Venezuela y Academia Nacional de la Historia de la que fue miembro. Su obra inédita es voluminosa encontrándose importantes estudios históricos realizados en el ciclo de charlas promovidos por la Universidad Central de Venezuela, especialmente sobre historia del Estado Yaracuy.

 Dr. Alfonso Bortone Goitía, 4to cronista Oficial de San Felipe
Dr. Alfonso Bortone Goitía, 4to cronista Oficial de San Felipe

Los Cronistas

Nicolás Perazzo

Nicolás Perazzo a quien tantas veces acudimos, afirmó que “ser Cronista de la ciudad de San Felipe significa una obligación perenne de investigar su pasado reciente y remoto, para construir de esa manera el conocimiento provechoso de sus condiciones de presente y para ayudar a sentar las bases, inconfundibles y propias, por medio de la divulgación de una u otra etapa de su existencia histórica, de sus posibilidades de desarrollo y en sus alicientes de atracción y arraigo”. Y como lo afirma la abogada Isabel Zamora Ordóñez, “el cronista es alguien quien combate con amor y conocimientos al olvido; son profesionales de la pluma compenetrados con la historia para realzar, a través de la palabra, la vida de los pueblos y por ello esos mismos pueblos nunca morirán, porque en los cronistas  vivirán por siempre el alma y espíritu en la historia de la humanidad”.

Manuel Rodríguez Cárdenas

Cuando Manuel Rodríguez Cárdenas abrió las hojas de su libro “Entonces el Pueblo era Pequeño”, se refería al San Felipe natal de sus sueños: “lo escribí a través de muchos años empujado por la simple necesidad de recordar, otras por la complicada urgencia de ganarme la vida sentado ante la maquinilla mientras el periódico esperaba, hilvané muchas páginas. Pero una cosa tienen en común tanto una como las otras producciones: embebidas en el cálido amor de mi pequeña tierra yaracuyana y mi ferviente fe nacionalista. Está escrito con pasión de hijo y con amor devoto. A través de sus hojas corren como manantiales  imágenes sagradas para mí”, acertó a escribir el poeta.

Prof. Domingo Aponte Barrios, 5to Cronista Oficial de San Felipe
Prof. Domingo Aponte Barrios, 5to Cronista Oficial de San Felipe
Lcdo. Raúl Freytez, 6to cronista oficial de San Felipe
Lcdo. Raúl Freytez, 6to cronista oficial de San Felipe

Domingo Aponte Barrios

En el Cronista de San Felipe, Domingo Aponte Barrios, siempre vimos un pedestal de dignidad, lírico, sencillo que sabía llegar a su pueblo. En sus obras como “Dos Cartas y un Mensaje”, “La Ciudad Doliente”, “Estampas de la Ciudad” y El Cronista”, entre otras obras, recoge su producción literaria con una exquisita carga de hondo sentir humano y querencia por la tierra nativa que comparte sus conocimientos con todos. Apasionado escritor con merecido lugar en las letras yaracuyanas, prosista, poeta, historiador que con ameno y sencillo estilo donde sobresalía su extraordinaria calidad humana propia de un intelectual que estuvo al paso del crecimiento de su pueblo. No encontramos forma de expresar nuestra gratitud por lo tanto que nos dio y seguirá dando. Fue un hombre culto, un verdadero Maestro en todo el sentido de la palabra. A pesar de su despedida, seguirá siendo un alto exponente del pensamiento y dignidad de la yaracuyanidad,  preclaro hijo del Yaracuy que jamás lo olvidará.

Oriol Parra

El cronista Oriol Parra en cada palabra confiesa, con lírica emoción, su fiel amor por Yaracuy y define al recordado Dr. Alfonso Bortone, Cronista de San Felipe, como “El Caballero de la Crónica”, quien supo vaciar en lenguaje vernáculo tesoros del espíritu humano y al soltar la voz, su vida terrenal siempre ha estado rebosante del amor colectivo, de la nostalgia por las cosas idas donde el interés creciente por Yaracuy fue su activo Cosmos. Oriol fue una de las plumas más valiosas de la entidad, no sólo desde el punto de vista intelectual, sino periodístico. Ahí sigue como un ejemplo sin soltar el lápiz o la máquina de escribir para sus anotaciones que forman parte de la historia de nuestra patria chica, de nuestro querido pueblo.

Oriol Ramón Parra dejó un legado maravilloso de identidad regional
Oriol Ramón Parra dejó un legado maravilloso de identidad regional

Raúl Freytez

Los cronistas ciertamente llevan en las palabras, en su mejor verbo, las cosas que ven, sienten, oyen e interpretan del imaginario popular. Eso es lo que logra el Raúl Freytez, designado Cronista Oficial de San Felipe tras la desaparición física del inolvidable Profesor Domingo Aponte Barrios.

Raúl escribió el libro en la búsqueda de una leyenda, Cecilia Mujica, a través del libro “Abismo de Silencios” cuyas páginas revelan la urgencia interior del autor con ansias de desahogo de su sentir sincero ante la presencia mágica de la mujer yaracuyana, hurgando en la inmensidad del silencio, en el fondo de los vidrios rotos escondidos por el olvido, hasta encontrar las respuestas que trascienden la imaginación tras colocar un puente con fibras líricas que nos permiten a través de su prosa convivir en diálogo hermoso con la heroína y su leyenda. Y así también logró entregarnos las más hermosas páginas de nuestra historia en el libro “Aguas lejanas”, donde la prosa, la historia y la poesía se conjugan, Recientemente publicará la obra “Campanario”, del cual me honró para redactar el prólogo. 

Belkis Montilla, Cronista del municipio Peña
Belkis Montilla, Cronista del municipio Peña
Alberto Ravell, su amor por el terruño le hizo escribir el libro “Por los Caminos del Yaracuy”
Alberto Ravell, su amor por el terruño le hizo escribir el libro “Por los Caminos del Yaracuy”

Carmen de Ramírez

Carmen de Ramírez fue Cronista de San Felipe, apasionada amante de la literatura, publicó su primer libro “Los Muñecos de Carmira” en 1948 donde desborda, como en todas sus producciones, sensibilidad, amor y ternura con profundo contenido humano, fervor y alegría. Se entregó a San Felipe, con la misma pasión con la que crió a sus hijos. No basta decir sino hacer lo correcto y así fue ella; una mujer entregada con fervor a la sublime pasión de la escritura sobre las cosas triviales de Yaracuy para convertirlas luego en maravillosas a través de su prosa.

Cruz Ramón Galíndez, cronista sentimental de Yaracuy
Cruz Ramón Galíndez, cronista sentimental de Yaracuy
Carlos Álvarez Amengual, cronista del Colegio de Abogados
Carlos Álvarez Amengual, cronista del Colegio de Abogados

Cruz Ramón Galíndez y Carlos Álvarez Amengual

Cruz R. Galíndez y Carlos A. Amengual son apasionados cronistas de cosas hermosas del Yaracuy. Son reservas vivas del lar nativo que no se detienen en construir su obra interminable: la crónica.

Manuel Rodríguez Cárdenas, sublime en sus crónicas regionales
Manuel Rodríguez Cárdenas, sublime en sus crónicas regionales

Belky Montilla y Alberto Ravell

Belky Montilla, Cronista de Yaritagua, siempre está de pie frente a todos los tiempos de su tierra y expresa su sentir en temas de la identidad de aquel suelo dulce cargado de historia tocando las fibras de su pasado hermoso. Y está Alberto Ravell quien desde la oscuridad de su cautiverio, en bella prosa describió su amor por Yaracuy despertando dormidos recuerdos llenos de encantos de las cosas sencillas, describiendo dolores, amarguras y realidades. De estos cronistas respetables tratamos de aprender. Tal vez somos apenas una hojita que brota del tronco luminoso afincado en raíces convertidas en crónicas por la vida.

Y ahora que la UNEY forma cronistas académicos, traigo a colación un recuerdo de cuando recibí el certificado universitario: “Las aulas de la universidad se abrieron como las puertas del hogar, donde solo encontramos cobijo para la comprensión, solidaridad y afectos. Se abrieron como un libro para darnos el pan de la sabiduría con lectura de la mejor cátedra de enseñanza para crecer. Sus sabios maestros con entrega de bondad, lo dieron todo para formarnos con disciplina y rigor académico, tan necesario que hoy nos permiten presentar este saldo de escrituras. Nunca es tarde para aprender, nosotros lo intentamos. Antonio Machado lo dijo:” Caminante no hay camino, camino se hace al andar”. Lo cierto es que mientras existan Cronistas los pueblos seguirán viviendo más allá del tiempo.

 

La prolífica labor de los cronistas se refleja en sus obras literarias, con amor a Yaracuy
La prolífica labor de los cronistas se refleja en sus obras literarias, con amor a Yaracuy