Hacia el rescate de la zona sur de San Felipe El Fuerte

La intención de la inspección era velar porque se cumpliera la ordenanza sobre el rescate del patrimonio cultural sanfelipeño, al tiempo de evitar la destrucción del sistema ecológico con nacimientos de afluentes y riachuelos, pues la idea es anexar esa zona protegida por el Estado al Parque Histórico Arqueológico San Felipe El Fuerte” a la mayor brevedad posible.

 

Raúl Freytez / Fotos Magaly Martínez

El recorrido dio inicio en la construcción ubicada frente a la Plaza Luis Alcina o Plaza del reencuentro
El recorrido dio inicio en la construcción ubicada frente a la Plaza Luis Alcina o Plaza del reencuentro

Una zona de tupida vegetación se yergue airosa en lo que fue parte del conglomerado social de la ciudad de San Felipe El Fuerte, hoy gravemente maltratada por el avance desmesurado de ocupantes ilegales, quienes ocasionaron graves daños al medio ambiente a través de la tala y la quema de ese pulmón vegetal sanfelipeño.

Se trata del terreno reconocido como la zona sur adyacente al Parque Histórico Arqueológico San Felipe El Fuerte -que debería ser anexado a éste- pues por muchos años fue abandonada a su suerte y que en la actualidad se apunta hacia su recuperación por parte del Gobierno municipal y la Alcaldía capitalina, con el apoyo de la Oficina del Cronista de San Felipe y el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) de la entidad.

Aún recuerdo la voz alentadora del pariente Rafael Freitez, director de rentas municipales de la Alcaldía de San Felipe, quien en varias ocasiones manifestó la inquietud de rescatar el lugar invadido para convertirlo en vergel cultural protegido por un escuadrón de policías a caballo, que habría de crearse para cumplir el cometido esencial de preservar el medio ambiente del depredador humano, sobre todo por la existencia de cursos de aguas cristalinas que se mantienen sanas a pesar del atropello voraz al que fue sometido durante años. De este modo se estaría cumpliendo con el reciente decreto del Gobernador Julio León Heredia relacionado a la protección de las fuentes naturales de agua en la región. “El decreto prohíbe el desarrollo de cualquier actividad en las adyacencias de los ríos, cauces y zonas protectoras que vaya en detrimento de la producción del agua, así como el asentamiento de personas en las mismas, implantación de cultivos limpios, ganadería extensiva, talas, sócalos y deforestaciones”.

La comisión ingresó al lugar afectado por detrás de la estación de servicio
La comisión ingresó al lugar afectado por detrás de la estación de servicio

El Gobernador fue enfático al instar a las autoridades nacionales, regionales, municipales y al poder popular a tomar acciones de manera terminante ante lo que calificó como “un desastre en las zonas montañosas de la región”, al tiempo de resaltar que las personas sin techo propio, tendrán la posibilidad de solucionar su situación con el apoyo del Estado a través de la Misión Vivienda Venezuela, lo cual permitirá la pronta desocupación del espacio invadido y así destinar nuestro esfuerzo en el rescate y desarrollo del lugar para el esparcimiento de propios y visitantes, anexándolo al parque Histórico Arqueológico San Felipe El Fuerte.

Concejales inspeccionan el lugar

La problemática surgida a raíz de la proliferación de ranchos en la zona sur de la vieja ciudad colonial, impulsó a los ediles integrantes de la Comisión de Cultura y Patrimonio Cultural del Concejo municipal de San Felipe, así como al Cronista y funcionarios del Instituto de Patrimonio Cultural de Yaracuy (IPC), a realizar un recorrido de inspección a la zona sur de lo que fue la ciudad del origen azotada por el terremoto del 26 de marzo de 1812, a fin de constatar los daños ecológicos y ocupación ilegal, lo que exigiría la elaboración de un informe versado en el rescate y reforestación del terreno seriamente dañado por la tala y quema indiscriminada, con la intención de integrarlo al Parque Histórico y Arqueológico San Felipe El Fuerte.

Al efecto el concejal Gabriel Gutiérrez, presidente de la Comisión de Cultura, propuso una expedición al lugar afectado, para lo cual se hizo acompañar de los ediles Carlos Márquez y Elías Montaño; Carlos Holder, coordinador del IPC Yaracuy; Betty González, gerente de promoción de la Corporación Yaracuyana de Turismo (Coryatur); los investigadores Magaly Martínez y Alexis Díaz; Marcos Vega Ardila, coordinador de medios del Ministerio de Cultura, así como Marilyn Sáez (Oficina del Cronista), Arisbely Silva y Arly Bazán, del Concejo Municipal capitalino y quien suscribe, cronista de San Felipe. 

Esta quebrada adyacente a la Estación de Servicio arroja su pestilencia al afluente de agua cristalina
Esta quebrada adyacente a la Estación de Servicio arroja su pestilencia al afluente de agua cristalina

El recorrido dio inicio en la construcción ubicada frente a la Plaza Luis Alcina o Plaza del reencuentro, lugar que por cierto se ha convertido en el dolor de cabeza de los habitantes de la barriada El Panteón, pues, según aducen, “es un nido de malvivientes” que obliga a los moradores del populoso sector a resguardarse en sus viviendas para no ser objeto de arrebatones y robo de sus pertenencias. En ese sitio que habría sido destinado para construir la Escuela de Gobierno “Rafael Caldera”, se pudo constatar que en efecto hay unas colchonetas donde supuestamente pernoctan los amigos de lo ajeno e indigentes, quienes alteran la tranquilidad del vecindario a cualquier hora del día. Por cierto, ya el Gobernador giró instrucciones para revisar el estado de esa infraestructura, a fin de realizar los trámites pertinentes que permitan terminar la edificación, dándole punto final al problema allí existente para alivio de los habitantes del antiquísimo barrio El Panteón.

Al atravesar el espacioso terreno se comprobó la existencia de cunetas en lo que al parecer es la 1era avenida, que a su vez conduce al parque infantil de señalización de tránsito terrestre, por cierto en estado de abandono, y al frente de éste la Estación de servicio El Fuerte.

La comisión cruzó la Intercomunal San Felipe El Fuerte, pues detrás de la estación de servicio se encuentra el camino principal que conduce a la ranchería que los moradores designaron “Villa El Fuerte”. De inmediato se constató la devastación del hábitat por la tala y la quema, cada vez más visibles mientras ingresaban a la espesura del bosque, donde se observó la construcción de ranchos en pequeñas parcelas, cuyos habitantes salieron a saludar a los integrantes de la comisión de ediles, quienes expresaron su preocupación por la carencia de servicios en el lugar, mientras que otros indicaron que no tuvieron más remedio que ocupar los terrenos por carecer de un techo digno donde levantar sus familias, aunque en el sitio subsisten en precarias condiciones desde hace nueve años, obligados por las circunstancias a vivir en ese espacio cultural por carecer de recursos para obtener una vivienda propia, aunque viven fustigados constantemente por azotes de barrios. 

En el terreno se observó una gran proliferación de ranchos
En el terreno se observó una gran proliferación de ranchos

Al efecto, el edil Gabriel Gutiérrez habría indicado que la intención de la inspección era velar porque se cumpliera la ordenanza sobre el rescate del patrimonio cultural sanfelipeño, al tiempo de evitar la destrucción del sistema ecológico con nacimientos de afluentes y riachuelos, pues la idea es anexar esa zona protegida por el Estado al Parque Histórico Arqueológico San Felipe El Fuerte” a la mayor brevedad posible, desde luego respetando los derechos de los ocupantes ilegales tras garantizarles su reubicación en urbanismos apropiados para vivir con decoro, al tiempo de concienciar a la ciudadanía a la defensa de ese importante pulmón vegetal, lo cual permitiría la realización de estudios arqueológicos con la activa participación de las fuerzas vivas de la región, a fin de formalizar el proyecto de recuperación y preservación que luego sería presentado a la Alcaldía de San Felipe, Gobierno regional, Instituto de Patrimonio Cultural y PDVSA La Estancia, para lograr el financiamiento que permitiría el rescate de esa importante heredad histórica regional.

Durante el recorrido, bien adentro en el corazón del bosque, apareció ante nosotros un fresco paraje donde ribetean las aguas mansas y cristalinas de un precioso manantial en el que se observaron pequeños peces de colores, indicio de que la naturaleza se opone a ser destruida por la mano del hombre -un paraíso en pleno centro del boscaje que amerita de la mano amiga de todos- a pesar del inclemente maltrato al que ha sido sometida, pues muy cerca de sus orillas hay bocas de visita que provienen de la urbanización Yucaray, aparte de ser bombardeado por las aguas servidas de la Estación de servicio construida en sus adyacencias.

Ocupantes ilegales se reúnen con ediles

Los habitantes que ocupan la zona sur de la vieja ciudad de San Felipe El Fuerte solicitaron un derecho de palabra ante la Comisión de Educación, Deporte, Recreación, Juventud, Patrimonio Cultural  Arquitectónico  y Natural, a fin de plantear su disposición de abandonar el lugar afectado, siempre y cuando se les gestione la posibilidad de asignarles una vivienda digna donde levantar sus familias. Los moradores de “Villa El Fuerte”, mostraron su satisfacción por la labor desempeñada por los ediles capitalinos porque el lugar que ocupan será rescatado como Patrimonio Cultural y exhortan a los organismos pertinentes a gestionar sus respectivas reubicaciones en un proyecto habitacional  que dignifique sus condiciones de vida.

Los pobladores indicaron que subsisten en precarias condiciones desde hace nueve años por carecer de recursos para obtener una vivienda propia, aunque viven fustigados constantemente por azotes de barrios
Los pobladores indicaron que subsisten en precarias condiciones desde hace nueve años por carecer de recursos para obtener una vivienda propia, aunque viven fustigados constantemente por azotes de barrios

Lo cierto es que en el proyecto de rescate de la zona patrimonial se encuentran trabajando un equipo multidisciplinario conformado por asesores y personas interesadas en el área de protección cultural, aspiración a la que está firmemente vinculada los habitantes del Barrio El Panteón, así como las fuerzas vivas de la región, esperanzados en el rescate del estimado pulmón vegetal sanfelipeño y zona hereditaria, hacia la protección de los valores históricos, culturales, arquitectónicos y naturales que conforman el patrimonio de nuestra identidad.

Un calvario de origen y fecha de construcción desconocida se encuentra en el lugar
Un calvario de origen y fecha de construcción desconocida se encuentra en el lugar

Los ediles integrantes de la Comisión de Cultura, Gabriel Gutiérrez, William Ochoa y Elías Montaño, en compañía de funcionarios del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) y Oficina del Cronista Oficial de San Felipe, indicaron que se conformarán mesas de trabajo para precisar los pasos a seguir hacia el rescate de este importante sector histórico, natural y cultural, reconocido como zona patrimonial, así como la ubicación de los grupos familiares que ocupan ese sector en concordancia con la nueva Ordenanza de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural del Municipio San Felipe, promulgada en enero de 2015. Así que esperamos buenas noticias. Ya era tiempo.

Durante el recorrido, bien adentro en el corazón del bosque, apareció ante nosotros un fresco paraje donde ribetean las aguas mansas y cristalinas de un precioso manantial preñado de pequeños peces coloridos
Durante el recorrido, bien adentro en el corazón del bosque, apareció ante nosotros un fresco paraje donde ribetean las aguas mansas y cristalinas de un precioso manantial preñado de pequeños peces coloridos