Armando Arteaga es el trovador de Yaracuy

Don Armando Arteaga no es vanidoso aunque tiene en su haber centenares de piezas musicales de su autoría, todas de una calidez sin igual.

Raúl Freytez / (Foto: Magaly Martínez)

Una serenata surge del amor y con unas guitarras se refrenda. Hombre y luna, dama y nocturno, voces y una palabra. Silencio que suena el amor en los arpegios de su guitarra. Es Armando Arteaga, el trovador de siempre convertido en leyenda del diapasón de seis cuerdas. La noche es acústica a la influencia de los enamorados en la resonancia de una guitarra.

Recia ha sido su vida desde que surgió del vientre de Campo Elías, de brisa fresca de montaña pleno de recuerdos en sus calles angostas. Allí nació pero desde muy joven se paseó por Urachiche, Bruzual y San Felipe, hasta que conoció a Mireya Colmenárez, igual que su guitarra, su eterna enamorada, con la que procreó cinco hijos quienes lo hicieron abuelo y bisabuelo. A Campo Elías le dedicó una canción: “El Aceituno”, que dedicó al parque que lleva su mismo nombre en Campo Elías.

Sus canciones hablan de amor y de su tierra
Don Armando Arteaga, orgullo de los yaracuyanos